FECHA CLAVE DEL FUNDAMENTO ADVENTISTA

22 de Octubre de 1844 22 de Octubre de 1844

• El dia de la expiacion en el Santuario celestial

El dia de la expiacion en el Santuario celestial

Ante todo Gracias a nuestro amoroso Dios que con su Santo Espíritu nos guía a toda verdad.

22 de Octubre de 1844.

Daniel 8:14 14

Y él respondió: “Hasta 2.300 días de tardes y mañanas. Entonces el Santuario será purificado”.

Hebreos 8:2 y es ministro del Santuario, de aquel verdadero Santuario que el Señor levantó, y no el hombre.

En primer lugar debemos recordar que el objetivo de este estudio se basa en las afirmaciones de los críticos de la iglesia Adventista de Séptimo día, que ponen en tela de juicio la credibilidad de Elena White, el Juicio previo al advenimiento, el Santuario celestial y otros puntos vitales de la fe adventista alegando que la fecha de la expiación en el año 1844 ocurrió el 23 de septiembre, y como los Adventistas decimos que nos guiamos por el método bíblico que utilizan los Caraitas y estos últimos observaron el Yom Kippur el 23 de septiembre estamos en un rotundo e insalvable error.

Tal vez no existe mucha evidencia de que los Caraitas observaron en octubre el Yom Kippur, pero si hay evidencia de que para octubre de 1844 en su mayoría habían abandonado el método bíblico de la observación para el computo de los años.

Por lo tanto el que exista evidencia de que lo observaron al igual que todos los demás rabinos, no prueba que estuvieran en lo correcto, mucho menos que la Iglesia Adventista este en un error en la perspectiva de el fin de los 2300 años hacia el 22 de octubre.

La Iglesia Adventista del Séptimo día nació en 1844, tras el chasco sufrido por miles de mileritas al mal interpretar una fecha profética. Ellos creyeron que al final del tiempo profético de los 2300 días de Daniel vendría Cristo a purificar su santuario el que para ellos, era este mundo.

Los 2.300 días de Daniel 8:14 terminaron en 1844. Al fin de este gran período profético, según el testimonio del ángel de Dios, “el santuario” debía ser “purificado.” De este modo la fecha de la purificación del santuario -la cual se creía casi universalmente que se verificaría en el segundo advenimiento de Cristo- quedó definitivamente establecida.

Miller y sus colaboradores creyeron primero que los 2.300 días terminarían en la primavera de 1844, mientras que la profecía señala el otoño de ese mismo año. La mala inteligencia de este punto fue causa de desengaño y perplejidad para los que habían fijado para la primavera de dicho año el tiempo de la venida del Señor. Pero esto no afectó en lo más mínimo la fuerza de la argumentación que demuestra que los 2.300 días terminaron en el año 1844 y que el gran acontecimiento representado por la purificación del santuario debía verificarse entonces. (La gran controversia Pág. 376)

Aun así al fin del tiempo profético se especificaba, que el santuario será purificado, por lo que bíblicamente se debe tratar del santuario que esta en el cielo relatado en hebreos 9: 11 “Pero Cristo ya vino, y ahora es el Sumo Sacerdote de los bienes definitivos. El Santuario donde él ministra es más grande y más perfecto; y no es hecho por mano de hombre, es decir, no es de este mundo.”

Lo cual sostiene la Iglesia adventista a la fecha.

Enfáticamente se ha tratado de demostrar que la Iglesia Adventista esta en un error al contemplar el día 22 de Octubre de 1844 como el día señalado por Dios para el cumplimiento de la misma, siendo calumniada arteramente con métodos que hacen parecer convincentes e irrebatibles, los cuales quedan fuera de lugar a la luz de la Biblia y testimonio astronómico-histórico.

Para comprender el término de esta cronología profética, analizaremos el calendario bíblico original para el pueblo de Dios hebreo.

“El significado del sistema de culto judaico todavía no se entiende plenamente. Verdades vastas y profundas son bosquejadas por sus ritos y símbolos. El Evangelio es la llave que abre sus misterios. Por medio de un conocimiento del plan de redención, sus verdades son abiertas al entendimiento Es nuestro privilegio entender estos maravillosos temas en un grado mucho mayor de lo que los entendemos. Hemos de comprender las cosas profundas de Dios. Los ángeles desean contemplar las verdades reveladas a las personas que con corazón contrito están investigando la Palabra de Dios, y están orando para alcanzar más de la longitud y la anchura, la profundidad y la altura del conocimiento que sólo él puede dar”. E G White Palabras de Vida del Gran Maestro Pág. 91.

1,-Es casi imposible recalcar toda la fuerza que tiene, toda la magnitud que alcanza, la notable importancia del método de símbolos utilizados por Dios. Su estudio requiere oración y esfuerzo, oración y perseverancia, la dirección del Espíritu de Dios. Pero la comprensión de todo lo que encierra es de una riqueza inagotable, significa entrar en la más profunda revelación de Dios, descubrir en su plenitud el plan de salvación, conocer a Jesús, su carácter, su maravillosa personalidad, tener vislumbres de su amor por los seres creados.

Mediante la construcción del santuario e institución de un sistema de ritos a él vinculados, una maravillosa verdad se desplegó ante la nación israelita, una revelación del plan de salvación de la raza humana en su totalidad, una revelación que estaba al alcance de todos, pero que requirió posteriores explicaciones impartidas por los profetas, para que las mentes humanas fueran, poco a poco, descubriendo todo su significado. Es más, presentaba un cronograma profético del cumplimiento de ese plan.

Pero esa revelación estaba completa ante sus ojos, se erguía entera, solemne, majestuosa, imponente, avalada por la misma gloria de la presencia divina desde sus inicios. Fue obra diabólica desvirtuarla, deformarla, dirigir las mentes humanas a una interpretación formal, aún a olvidarlas o ignorarlas. No fue comprendida en los días en que vivió Jesús. Fue enterrada en los siglos que siguieron a su vida terrena, fue sustituida por un sistema espurio después. Fue necesario esperar hasta mediados del siglo XIX para que surgiera nuevamente a la comprensión, en todo su tremendo significado, lo que aquellos ritos de celebración anual realmente significaban.

2.- La historia nos muestra en forma abundante, que la fuerzas de las tinieblas han ejercido un continuo esfuerzo para impedir la comprensión de esta profecía, desde los días de Jesús hasta lo nuestros. ¿Cómo? Provocando confusión, sea astronómica, sea teológica.

3.-Debemos, para ser coherentes, considerar que existió una sola indicación divina para la iniciación del año dada por Dios a Moisés relacionada con el santuario, su ritual, su simbolismo, Ex. 12:1 y 2; Lev. 23: 5. No existe tampoco registro alguno en toda la Biblia de un cambio posterior. Por el contrario, anualmente se ratificaba esa manera de contar el tiempo por medio de las festividades anuales, iniciadas únicamente a partir de la Pascua y de los panes ázimos determinada por el día en que podía ofrecerse como ofrenda de agradecimiento una primicia de la cosecha de principios del año.

¿Reveló Dios a Moisés los secretos de la Mecánica Celeste? ¿Le dio instrucciones respecto a las leyes de Kepler o de Newton? ¿Le facilitó los medios de las Matemáticas que conocemos hoy para calcular sus movimientos? ¿Le habló siquiera de coordenadas celestes?

Reveló algo de todo esto a Daniel? Nada de eso ocurrió-

Desconocer este hecho ha provocado penosos errores.

El conocimiento de ambos profetas, si bien en la cima de la cultura en que actuaron correspondió, astronómicamente hablando, a la del sacerdocio egipcio y magos y astrólogos caldeos. No tenían el pensamiento abstracto y las capacidades matemáticas que nos legaron los griegos.

Debemos considerar también que Moisés estaba conduciendo a un pueblo arrancado de la esclavitud en Egipto, cuyo nivel cultural era limitado.

¿Cuál fue la propuesta de Dios?

La solución, es necesario recalcarla en toda su dimensión, es extraordinaria, es una maravilla, personalmente no me canso de admirarla: Dios proveyó un método sencillo, fácil de calcular, de acuerdo a los conocimientos e instrumentos de aquella época, provisto por la simple observación visual y requiriendo contar solamente hasta 29, o si se prefiere hasta 30, o 31 días. Ni multiplicaciones, ni logaritmos, ni ecuaciones diferenciales, ni integrales ni…. Dios estableció sencillamente un método práctico, muy sencillo, para sincronizar los movimientos de la Tierra, la Luna y el Sol: la agricultura. ¡Y en el correr de los siglos este método resulta ¡ser perfecto!

Tenemos un Dios sabio, tenemos un Dios maravilloso.

Si bien, en el fondo, es un calendario solar el indicado a Moisés, su implementación es fundamentalmente agrícola. No debemos abandonar este pensamiento. El hacerlo ha sido causa frecuente de equívocos. El calendario religioso judío es agrícola – lunar.

Es necesario mantener en mente este hecho que fundamenta el siguiente axioma.

Todo lo que se refiere a medida de tiempo y ritos de las actividades relacionadas con el santuario, indicadas por Dios, responde a un calendario agrícola – lunar.

¿Qué significa esto?. Entre otras cosas que la duración del año original judío es metódicamente variable, no tiene un número fijo de días como nuestro calendario. Es más, dado que depende de la cosecha de los granos en Israel, es impredecible con exactitud a causa de las variaciones climáticas entre un año y el siguiente.

4.- ¿Porqué digo que es agrícola lunar?

En el proceso de la organización religiosa del pueblo de Israel, inmediatamente después de los diez mandamientos dados por Dios en el Sinaí, se proporcionaron mayores detalles de la festividad que les indicaba cuándo debía comenzar el año, la cual debían cumplir una vez establecidos en la tierra de Canaán. En Levítico 23: 10- 14, se fija, además del sacrificio del cordero pascual, el día 14 del mes, la institución del día 15 como sábado, aunque no fuese séptimo día de la semana y el día 16 del mes para presentar, como primicia de los primeros frutos de la siega, una gavilla de cebada. Hasta ese día no podían consumir ningún grano de la nueva cosecha.

Deuteronomio 16: 1 puede traducirse literalmente:

“atiende a la luna nueva de espigas y harás pascua a Jehová”

(shamor et jodesh ha abib ve ashita pesaj le Yahveh).

Esto significaba que, para determinar la iniciación del año, les era suficiente observar el progreso de la mies de la cebada después de la floración, hasta el granar de las espigas; la Luna nueva que aseguraba que 15 días después las espigas estuviesen suficientemente desarrolladas para hacer la ofrenda de las gavillas mecidas, indicaba el comienzo del año; en caso de no ser así, se posponía la iniciación del año hasta el próximo novilunio. Esto significa también que cuando aparece la palabra mes, que nosotros asociamos directamente a los números 30 o 31, también 28 o 29 distribuidos mediante reglas fijas, debemos pensar en lunas, en períodos entre dos lunas nuevas.

Reiteramos, este método era extraordinariamente práctico, y por lo tanto apropiado para un pueblo para el cual, el plan divino, era que fuese primordialmente agrícola. Pero introducía, por depender también en parte del estado meteorológico y del progreso de la vegetación cada año, alguna irregularidad impredecible en la duración de un año.

Y aquí reitero el elemento cultural, mencionado anteriormente, que provoca diferencia de opiniones: los conocimientos astronómicos con que se manejaban en la época bíblica que nos interesa a los fines proféticos, son totalmente ajenos a los que se iniciaron por los griegos y crecieron en el correr de los siglos hasta alcanzar la información sobre el movimiento de los astros que poseemos hoy. Recién con ellos apareció el conocimiento de la Geometría y de la Trigonometría, plana y esférica, que permitieron afinar los cálculos de una manera adecuada. ¿Tiene sentido pensar que en el período de los profetas y reyes de Israel de los siglos XV a VI A. C., existía la precisión con que conocemos hoy la manera de sincronizar los períodos anual y mensual y el modo de incluir años correctores en forma regular?

(A.L.)

Recordemos que buscamos determinar la fecha correcta bíblicamente hablando para el Yom Kippur de 1844, no la fecha Caraita para el mismo, aunque su método bíblico nos apoye ya que concuerda con nuestro enfoque.

La semana en el calendario de Dios:

Los días de la semana hebrea se basan en los seis días de la Creación, según relata el primer capítulo del libro del Génesis, siendo su nombre el mismo que les adjudica la Biblia, que son simplemente los nombres de los números ordinales en hebreo, del primero al sexto —denominación que se conserva en el idioma portugués, salvo el domingo; pero que se ha perdido en la mayoría de las lenguas occidentales, que adoptaron nombres de deidades paganas para los días de la semana— y en el séptimo día, en el que Dios descansó de su labor (Génesis 2:1-3): el Shabat, del hebreo שבת, shabbat, descanso; nombre que fue adoptado por una buena parte de las lenguas (castellano sábado, francés samedi, italiano sábato, portugués sábado, catalán dissabte, alemán Samstag, polaco sobota, griego sávvato, árabe asSabt, indonesio sabtu, rumano sâmbătă). Así pues, y basándose en el relato bíblico, comienza la semana hebrea el día domingo (יום ראשון, “yom rishón”, “el día primero”), y no el lunes como en el mundo cristiano, y culmina el sábado, el día consagrado al descanso.

(Calendario hebreo – Wikipedia)

El año y el mes:

Claramente Dios estipula que el mes de Abib, seria el primer mes del año.

Éxodo 12:2 “Este mes os será principio de los meses. Será para vosotros el primer mes del año.

Éxodo 13:4 4 “Vosotros salís hoy en el mes de abib, (entre marzo y abril).

¿Que significa Abib?

Abib = hebreo, ‘âbib, “espiga”, “Espigas frescas de Cebada”.

A manera de resumen tenemos la indicación de el principio de los años, dado por Dios decretando que seria en aquella ocasión en que hubiesen espigas maduras, o abib.

Con el correr del tiempo a este mes se le llamo Nisan en los años postexilicos, incluso también se cambio el inicio original del año como podemos ver a continuación:

El año hebreo, según la cuenta bíblica, comenzaba con el mes de Nisán, llamado en la Biblia “el mes primero” (Éxodo 12:2), y concluía en el mes de Adar; mientras que más adelante primó la concepción del comienzo del año en el mes de Tishrei, con la festividad de Rosh Hashaná (ראש השנה, literalmente “cabeza de año”), culminando el año en el mes de Elul, tal como rige el calendario hebreo hasta nuestros días. (Calendario hebreo – Wikipedia)

¿Pero cuado comenzar a contar bíblicamente el año después de la maduración de la cebada? Estudiemos el inicio de cada mes hebreo.

וַיֹּאמֶר אֱלֹהִים, יְהִי מְאֹרֹת בִּרְקִיעַ הַשָּׁמַיִם, לְהַבְדִּיל, בֵּין הַיּוֹם וּבֵין הַלָּיְלָה; וְהָיוּ לְאֹתֹת וּלְמוֹעֲדִים, וּלְיָמִים וְשָׁנִים

“Y dijo Elohim hayan meorot (lumbreras) en la expansión de los cielos para separar entre el día y entre la noche, y para Otot (Señales) y para Moadim (fiesta, convocación, meses) y para días y años…”.

Gen. (Breshit) 1:14

“Hizo la luna para las Moadim; el sol conoce su ocaso” Sal. (Tehilim) 104.19

La Luna nueva o visible, era la indicación como ya lo hemos estudiado para el inicio del año, así el inicio de año se decidía de acuerdo a la observación de dos eventos, la maduración de la cebada en primer lugar y la observación de la luna nueva después de la aparición de la cebada madura.

¿Porque primero debía estar madura la cebada?

Basado en Levítico 23 la cosecha de cebada debe tener dos semanas de antigüedad dentro del mes lunar para declarar ese mes como el Mes del Abib. (Talmidim Rav. Iehoshua Mi Natzrat)

De esta manera se aseguraba que no se descolocara el año lunar sobre el solar, utilizado por los hebreos, agregando un mes más, cuando la cebada aun no estaba lo suficientemente madura, al principiar el año.

En otras palabras, si al llegar el mes de marzo que era el mes aproximado del inicio del año, y para el día de la luna nueva no habían madurado las espigas de cebada, se agregaba un mes, el cual empezaba con la luna nueva de marzo, llamando segundo Adar, y se iniciaba el año con la luna nueva en abril.

Levitico 23:5 “El 14 del primer mes, al atardecer, es la Pascua de Jehová. 6 “El 15 de ese mes es la fiesta solemne del pan sin levadura en honor de Jehová. Durante siete días comeréis pan sin levadura.

10 “Di a los israelitas: Cuando entréis en la tierra que os doy, y cosechéis su mies, traeréis al sacerdote la primera gavilla, primicia del primer fruto de vuestra cosecha. 11 “El mecerá esa gavilla ante el Jehová, para que seáis aceptos. La mecerá el día que sigue al sábado.

Es preciso agregar que se ha tratado de desacreditar este método divino, alegando que Dios le indico a su salida de Egipto al pueblo de Israel que debían comenzar el año con la maduración de la cebada, y por estar en Egipto la observación correcta debiese ser en esta geografía. Estos versículos fácilmente echan por tierra en las palabras de Dios mismo este alegato ya que la indicación es para cuando entraran a la Canaan.

Posicion Milerita.

La posición milerita se desprendió de distintos reportes hacia 1836 y mas marcado desde 1840, sobre el calendario irregular que se llevaba en ese tiempo por los rabinos, notando que la forma de contabilizar los años y meses Caraita (Caraita original) era la verdadera forma bíblica para llevar a cabo el calculo profetico.

Empecemos analizando la siguiente cita publicada en 1843 por el hermano Whiting.

El Calculo rabinico señala el primer día del Nisan con la primera luna nueva mas próxima al día en que entra el sol en Aries, en el equinoccio vernal. Debe observarse, sin embargo, que los judíos Caraitas sostienen que los rabinos han cambiado el calendario, de tal modo que los primeros frutos del día 16 del Nisan serian imposibles si el tiempo se calcula de acuerdo al los cálculos rabinicos, porque la cebada todavía no esta en espiga en Jerusalén sino hasta un mes mas tarde. Los relatos de muchos viajeros confirman la posición de los caraitas. The Midnight Cry, Oct. 11, 1844, pag. 117.

De esta cita se pueden desprender las siguientes conclusiones:

1. Los rabinos toman la luna nueva mas cercana al equinoccio de verano, independientemente de su cercanía y del estado de la cebada. (En todas las ocasiones, no se refiere en especifico al año 1843 cuando fue publicado, ni debe ser entendido así solo porque en ese año se imprimió el documento), también debe aclararse en cuanto al equinoccio que pragmáticamente se tomaba la entrada en Aries del sol, y el 21 de marzo, pero ello puede ser variable para la fecha del equinoccio. (Habla en términos generales)

2. Los Judíos Caraitas denuncian que no se podrían tener frutos (y se sabe que no se puede) maduros para la fiesta de las gavillas mecidas a mediados del nisan, si se calcula así, ya que como lo vimos en el punto uno cuando la luna nueva esta muy cercana al equinoccio, la cebada no esta en espiga sino hasta un mes mas tarde.

3. Los relatos de muchos viajeros que han presenciado el evento en Jerusalén, con la luna nueva cercana al equinoccio, confirman que las espigas aun no están maduras para la fecha rabinica en esas ocasiones.

Así concluimos que:

Cuando los mileritas decidieron escoger un mes después que el inicio de año de los rabanitas, ellos basaron sus conclusiones en la información o conteo de muchos viajeros, los cuales confirmaban que la cebada no estaba madura para la pascua con la luna nueva cercana al equinoccio, del modo que los rabanitas calculaban el inicio de año, porque “la cebada no esta en espiga en jerusalem hasta un mes después”

3. The Midnight Cry, Oct. 11, 1844, p. 117. Para mas detalles ver: article “Karaite Reckoning vs. Rabbanite Reckoning: Was October 22 the Right Date, or Was It September 23?”.juarezR.pmd 88

Debería tomarse en cuenta que el método propuesto en 1843, en base a viajeros, es aceptable y no puede juzgárselos de carecer de fuentes para sus conclusiones.

Aunque la fecha de la afirmación acerca de basarse en el testimonio de viajeros para determinar las fechas correctas fue hecha en 1843, en el cual hubo un error de calculo milerita, nos dice mucho el plural de la afirmación, viajeros, dándonos a entender que tenían varias fuentes de referencia, lo cual debió ocurrir también en 1844.

La declaración nos da evidencia asimismo de que tenían un fundamento astronómico muy consistente, ya que entendían que si la luna nueva esta muy cercana al equinoccio, el proceso de maduración empieza muy tarde como para haber grano maduro hacia el inicio del año.

Ellos también basaron sus conclusiones en un testimonio contemporáneo a dado por El Sr. Calman, quien era un rabí judío convertido al adventismo, el cual al volver de Beirut a Jerusalén para recobrar su salud escribió un artículo publicado en el American Biblical Repository.

Voy a iniciar manifestando un dato de gran importancia, el cual ignoraba totalmente antes de venir a este lugar [tierra santa], lo cual probara que las estaciones de los fiestas, señaladas por Dios para la nación judía, han sido anuladas y contrarrestadas por la ley oral de los escribas y fariseos, en el ritual actual de los judíos… en el presente los judíos en la tierra santa no tienen el menor respeto a esta fecha señalada e identificada por Jehová, por haber seguido las reglas prescritas en la ley oral, es decir, añadiendo un mes cada segundo o tercer año, haciendo de esta manera corresponder el año lunar con el solar. Cuando llega el 15vo día del Nisan de acuerdo a este computo, ellos comienzan a celebrar la ya mecionada festividad, aunque el shedesh abib (maduración de la cebada) ya haya pasado o aun no este lista. En general la fecha correcta ocurre después que ellos determinaron que termino todo el mes lo que contradice el mandamiento de la ley la cual nos dice que la maduración de la cebada debe preceder la fiesta, y no la fiesta a la maduración de la cebada. Nada como las gavillas de grano verde que he visto en los alrededores de Jerusalén durante la celebración de esta fiesta. Los judíos Caraitas observan esta fecha después que los rabinos, porque ellos se guían por el abib, y ellos denuncian el retraso comiendo pan con levadura durante la fiesta.

Yo creo a titulo personal que la acusación esta bien fundada. Si la fiesta de los panes acimos no es celebrada en la fecha correcta, todas las fiestas sucesivas son cambiadas de su fecha correcta, ya que a partir de la fecha del mes de abib en la ley de Dios se siguen todas las demás fechas. (Traducción del hebreo). American Biblical Repository, April 1840, pp. 398ff. (ver el pie de nota 25 en Prophetic Faith of Our Fathers, Vol. IV, pag. 797).

La carta del Hermano Calman, denota que el equivoco en la fecha del inicio del año en Jerusalén con el método rabinico era muy frecuente, casi al grado de equivocarse año con año, por trastocar las fechas.

El hecho de que tuvieran este reporte publicado, nos dice de nuevo que tenían fuentes en Jerusalén quienes los podían poner al tanto del estado de la cebada, lo cual debió ocurrir hacia el 1844.

Mirad el viene, en el decimo dia del septimo mes, cayendo en el 22 o 23 de Octubre. 4. Ibidem, 134.

El calendario sagrado judío comienza con la luna nueva en la primavera, de acuerdo al calendario judío común, el presente año sagrado inicia el 19 o 20 de marzo y la pascua caerá el 4 de abril, pero si cae antes de la cosecha de cebada en Judea, entonces el año debe comenzar un mes después, es decir alrededor del 18 de abril. Nosotros a continuación enumeramos una lista de las fiestas judías más importantes en esta perspectiva calculando el inicio de cada mes un día después del cambio de luna.

Primer Mes, Abib o Nisan, inicia el 18 de abril.

Pascua, mayo 2.

Gavillas mecidas, Mayo 4

Pentecostés, Junio 23

Inicio del séptimo mes, (día de las trompetas) Octubre 13.

Décimo día del mes, Octubre 23.

Día 15, (fiesta de los tabernáculos) Octubre 28.

The Midnight Cry, October 11, 1844, p. 117.

Aclaración- Cuando ellos dicen el primer mes empieza, o el séptimo mes empieza, se refieren específicamente a la puesta de sol, cuando el día comienza, así ellos se refieren a abril 18/19 y Octubre 13/14. en cuanto a las otras fechas se refieren a ellas en promedio aunque ellos comienzan a contar desde la puesta de sol del día previo, así que cuando dicen que la pascua es en mayo 2, quieren decir mayo 1 / 2, y cuando ellos dicen octubre 23, se refieren a octubre 22/23. Para una tabla con el calendario rabinico (diferente) ver The Signs of the Times, December 5, 1843, pages 132-136.

Este esquema presenta una deducción milerita del esquema correcto de los días, basado en una sorprendente deducción astronómica del estado de la cebada en Jerusalén cuando la luna nueva cae antes del equinoccio de verano, y también de la conciencia del cambio de horario entre Jerusalén y Boston, ya que menciona los días alternando fechas con variantes horarias entre ambos.

Los mileritas tenían un conocimiento muy correcto de las fechas que manejaban, como lo podemos ver en la siguiente aseveración, diciendo: si el cambio de luna no es visible la noche del 11 de octubre (en Boston, el 12 de octubre en Jerusalén) el inicio del mes (en Jerusalén) será el 13 que es la fecha mas probable para el inicio del mes (luna nueva).

Si el cambio de luna en la noche del 11 de octubre, no es visible, el inicio del mes será el 13, y esto es la fecha más probable para el comienzo del séptimo mes.

13. The Midnight Cry, October 11, 1844, p. 117.

Otra cita que nos orienta sobre su comprensión adecuada del cambio de horario es la siguiente donde mencionan el día 23 o 24 en Jerusalén, 22 en Boston, relatando únicamente incertidumbre sobre el día de la visibilidad de la luna, queriendo decir que toda otra duda estaba aclarada.

Si tratamos de promediar, de ser que no se efectué el inicio del décimo día, hasta octubre 23, ya que la luna nueva será hasta la mañana del 12 de octubre en Jerusalén, y si no se mira hasta la tarde del día 13 entonces el primer día del séptimo mes, podría ser incluso tan tarde como el día 14, y el décimo día seria por consiguiente el día 24…pero mejor no hagamos suposiciones sobre que el tiempo continuara después del día 22.

14. Idem, October 19, 1844, p. 132 .

Cuando ellos dicen en el día 24, o el 23 se refieren a Jerusalén, cuando dicen 22 se refieren a Estados unidos.

Los mileritas sabían la diferencia de horas, aun así podemos notar que no fomentaban una hora ni día definitivo sino todo lo asumían como una aproximación.

Concluimos que los mileritas tenían un sentido correcto del cálculo de tiempo bíblico, que resulto ser preciso como lo expondremos mas adelante.

Ellos afirmaban que el inicio correcto del año era un mes después que los rabinos, no mencionaron un segundo Adar, únicamente que el año debía comenzar en abril y no en marzo, lo cual podría darse incluso sin agregar un Adar, con un mes adelantado venido desde al año anterior (por 1843) ya que la luna no se había adelantado lo suficiente. Así sea como fuese estaban en lo correcto al mencionar que el principio del año era en abril como habremos de esclarecer enseguida.

Sobre la posición que guarda la Iglesia Adventista respecto al 22 de octubre de 1844, los detractores de la misma alegan que esta fuera de toda posibilidad que estuviesen en lo correcto, mostrando una confirmación que les hizo el líder Caraita Nehemiah Gordon

Sobre una lapida de un líder Caraita usada por los calumniadores de la fe adventista, ubicada en Crimea.

Cita:

Sydney Cleveland “WHITE WASHED” Capítulo 10

“Que el Yom Kippur de 1844 fue celebrado por los karaítas en Septiembre y no en Octubre queda confirmado por la inscripción en la lápida karaíta citada por Abraham Firkowitz en su libro “Avnei Zicharon” (literalmente ‘Piedras del Recuerdo’, publicado en Vilna en 1872).

“Debe notarse que, aunque se ha afirmado que Firkowitz alteró algunas de las inscripciones citadas en su libro, todas estas dudosas acusaciones se refieren a lápidas de los primeros siglos de la Era Común, y no puede haber ninguna duda de la autenticidad de las lápidas posteriores, especialmente las del siglo diecinueve. En la página 242, Firkowitz cita de una lápida karaíta del ‘Nuevo Cementerio’ en Gozlow, que dice:

‘”Y Yosef Shlomoh murió a la edad de setenta y cinco años. Y todo Israel se lamentó y lloró su muerte: ‘Ay por el amo y ay por su gloria’. Y le enterraron con grandes honores el día 12 del mes de Tevet en el año 605 del sexto milenio desde la creación, según nuestros cálculos, y de acuerdo con el cálculo de Roma, el 10 del mes de Diciembre en el año 1844 de Roma, aquí en Gozlow, o Yeupetoria, en la Península de Crimea, en el reinado del amo, el grande y poderoso Zar, Rey de Rusia y las otras tierras, esto es, el Emperador, Su Majestad Nicolai I Pavelovitz, en el año vigésimo de su reinado, y en el año sesenta y uno de esta Península de Crimea, estando bajo el gobierno de los Reyes de Rusia desde los días de la Zarina Catalina II, que la conquistó de la mano del Rey Tártaro y Sultán Gari Khan, que era rey de Crimea en esa época”‘. [Traducción del hebreo por Nehemia Gordon].

“Como puede verse, la fecha karaíta del 12 de Tevet corresponde al 10 de Diciembre de 1844. Teniendo presente que el Imperio Ruso usaba el calendario juliano, debe entenderse que Diciembre 10 del año juliano se refiere a Diciembre 22 del año gregoriano (es decir, el sistema usado universalmente hoy día). Si el 12 de Tevet equivale al 22 de Diciembre de 1844 (gregoriano), entonces Tevet habría comenzado el 10 de Diciembre (gregoriano). Teniendo en mente que Tevet es el décimo mes hebreo y que Tishri (en el cual cae Yom Kippur) es el séptimo mes hebreo, queda claro que el Yom Kippur de 1844 tiene que haberse celebrado a finales de Septiembre, no a finales de Octubre”. – Nehemia Gordon, Diciembre de 1999.

Estos son los hechos. Simplemente, no hay ninguna posibilidad de que, en 1844, los karaítas hayan celebrado el Día de Expiación el 22 de Octubre. No hubo ningún “antiguo calendario judío karaíta”. Y no hubo ninguna “revelación divina” que diera Octubre 22 como la fecha correcta.

Pero ¿que tiene que decirnos el moderno líder Caraita sobre la posición adventista de 1844?

CARTA DE NEHEMIAH GORDON

Hablando acerca del Yom Kippur de 1844, el líder karaita Nehemiah Gordon escribió (acerca de) los Adventistas:

Asunto: Yom Kippur 1844

Fecha: Viernes 27 de Nov. 1998 18:07:55 + 0200

De: The Karaite Korner karaite@netvision.net.il

Estimado Sr.

En días pasados usted pregunto sobre la fecha karaita para el Yom Kipur de 1844. Recientemente he recibido otras preguntas sobre este tema y he hecho una investigación sobre este asunto. Aquí están mis resultados preliminares. En la edad media los karaitas mantuvieron ardientemente la posición bíblica de que el año inicia con la maduración de las gavillas de cebada en Israel (llamado en la Biblia abib). El calendario rabinico originalmente seguía esta practica, pero alrededor del siglo cuarto EC, adoptaron el ciclo de 19 años con años bisiestos tratando de aproximarse al abib, el cual sin embargo esta lejos de se exacto. Este a menudo causa una diferencia de un mes entre los calendarios karaita y rabanita. No obstante alrededor de la edad media algunas comunidades karaitas comenzaron a adoptar lentamente el ciclo de 19 años rabinico. Al principio fueron únicamente los karaitas en los países lejanos de la dispersión los que siguieron el ciclo rabinico de 19 años. Ellos alegaban que les era difícil recibir reportes del estado de la cebada en Israel debido a estar distantes. Mas tarde en el siglo 15 aunque los caraitas en la tierra santa continuaron siguiendo el abib, sus compatriotas en la dispersión habían aceptado el ciclo de 19 años…

No obstante para el siglo 19, los caraitas universalmente siguieron el ciclo rabinico de 19 años, en ambos grupos de la diáspora e Israel… claramente en el tiempo de Shlomoh ben Efedah Hacohen (c, 1860) los karaitas en todos los lugares habían estado usando por varios años el ciclo rabinico de 19 años. Por consiguiente, Yom Kippur debió ser celebrado pro los caraitas tan tarde en septiembre de 1844. Este septiembre atrasado pudo o no pudo haber sido el mes correcto para celebrar Yom Kippur (únicamente un reporte de la cebada de ese año pudiera decidir al respecto) pero fue indudablemente el mes que realmente observaron los karaitas en todas partes…

El Yom Kippur de 1844 fue celebrado por los caraitas en septiembre y no en octubre como los confirma la inscripción caraita en la tumba citada por Abraham Firkowitz en su libro

“Avnei Zicharon” (lit. ‘Piedras del Recuerdo’, publicado en Vilna 1872). …

Gracias,

Nehemiah Gordon

Jerusalem, Israel.

Aunque la carta cita el registro de esta tumba de Crimea, únicamente muestra que los caraitas en esa región aceptaron el mes de tishri en septiembre, y como el aclara eso fue porque ellos habían adoptado el calendario rabanita. La carta entera se puede encontrar en http://www.truthorfables.com/Day_of_…he_Karaite.htm .

Así la documentación que muestra que los Judíos Karaitas observaron el Yom Kippur en septiembre de 1844 no prueba que esta era la fecha correcta, únicamente prueba que los Karaitas en la región de donde proviene el documento (en este caso Crimea), en ese momento ya usaban el calculo rabanita.

Básicamente, Nehemiah Gordon nos dice que la mayoría de los Caraitas especialmente fuera de Jerusalén como en Crimen, abandonaron la observación para 1844, y desde su perspectiva no sabemos si el año fue bisiesto, lo cual se determinaría por observación de la cebada, de lo cual no hay un reporte concluyente, por lo tanto pudo o no puedo ser correcto, pero jamás afirma que es incorrecto el calculo milerita.

El hecho de que los Caraitas hubiesen abandonado la observación, para 1860 en forma definitiva, nos dice que aunque una mayoría de ellos, para esas fechas habían adoptado el ciclo de 19 años, habían otros en Jerusalén para 1840-1844 que se guiaban aun por el abib como lo atestigua el hermano Calman.

También deja fuera de toda duda que la posición adventista pudo ser la correcta, aclarando que son frecuentes las equivocaciones calendarías rabanitas, mediante el ciclo metonico.

Esto contradice amargamente las insulsas acusaciones que esbozan en paginas web los detractores de la fe adventista, donde ampliamente aseguran que fue imposible que la fecha adventista fuera la correcta y tildan a la iglesia de falsa, cuando son ellos mismos los que están en el error al juzgar.

Aunque Nehemiah Gordon no se aventura a decidir la fecha correcta del Yom Kippur de 1844, remitiéndose al estado de la cebada, esto se puede concluir por métodos astronómicos, los cuales no requieren más intelecto que el sentido común, aun para aquellos que no tienen conocimientos astronómicos profundos.

Observando las espigas de cebada en Isrrael, método que ha sido reiniciado por los caraitas modernos, podemos comprobar que la fecha defendida por la Iglesia adventista del septimo dia, para el Yom Kippur es perfectamente posible. Bíblicamente el mes inicia cuando la luna nueva se vuelve visible lo cual ocurre a la primera o segunda puesta de sol después de la luna nueva astronómica (aparente conjunción geocéntrica en longitud).

Dependiendo de la fecha de la conjunción, el inicio del año y las subsiguientes fiestas judías, por lo que pudiera caer en ocasiones en las mismas fechas para ambos es decir caraitas y rabinos judíos. Esto ocurre especialmente porque la fecha tardía aumenta la posibilidad de que la cebada este madura. Pero las diferencias se ven cuando la conjunción cae muy cerca o antes del equinoccio.

Notemos como los difamadores de la Iglesia Adventista son una vez mas puestos en evidencia…

Cita:

Sydney Cleveland “WHITE WASHED” Capítulo 10

“No es posible que el Yom Kippur (el Día de Expiación/10 de Tishri) caiga tan tarde como el 22 de Octubre en el calendario de Hillel. Creo que lo más tarde que puede caer es en algún momento alrededor del 15 de Octubre”. – Tracey Rich

“El Día de Expiación nunca ha ocurrido tan tarde en el año como el 22 de Octubre”. – Profesora Susan Prohofsky, Universidad de Purdue, Lafayette, Indiana.

Por estos ejemplos, uno podría ciertamente argüir que, en cualquier año entre 1844 y 1999, los judíos karaítas y rabínicos celebraron el Día de Expiación el mismo día, o que uno de ellos podría haberlo celebrado hasta dos días antes o o dos días después que su contraparte. Pero no hay ninguna evidencia en absoluto que valide una diferencia de 29 días como requieren los Adventistas del Séptimo Día para la fecha “divinamente inspirada” del 22 de Octubre de 1844

En 1999 esta situación se presento muy similar a lo que ocurrió en 1844, siendo ambos años muy parecidos en muchos sentidos, porque la conjunción ocurrió antes de la fecha del equinoccio.

En 1844 en marzo 19 (un día antes del equinoccio, el cual fue en marzo 20) y en 1999 en marzo 17 (cuatro días antes del equinoccio en marzo 21) la diferencia con el equinoccio fue de solo tres días.

Ocurriendo que en 1999 debió agregarse un segundo adar porque la cebada aun no estaba madura, (por los Caraitas modernos que siguen el Abib o método bíblico) mostrando de esta manera que en 1844 debió intercalarse un mes, causando que el Yom Kippur en 1999 cayera en octubre 20 (tres días antes de 1844, dos en norteamérica) teniendo en ambos casos la fecha correcta un mes después del calendario rabinico.

En la web site oficial Karaita se puede encontrar la siguiente declaración:

La mayoría de Karaitas hoy en día, ha adoptado el ciclo rabanita de 19 años.

En lugar de ajustar el primer mes de acuerdo a la cosecha de la cebada (abib), el ciclo de 19 años arbitrariamente fijan cada dos o tres años el año bisiesto… sin embargo la observación actual de las espigas de cebada ha probado que el ciclo de 19 años cae muy frecuentemente en error y no cuadra el mes del abib con el mes de la pascua. En años recientes el creciente número de observadores del abib ha empezado a investigar el estado de las gavillas de cebada en Israel. En la mayoría de los años que hemos revisado la cebada desde entonces, lo rabanitas y la mayoría de los que se hacen llamar a si mismos “caraitas” ¡celebraron las fechas bíblicas un mes mas temprano! 5. http://www.karaite-korner.org/holidays_1999.shtml.

Queda pues demostrado que no es ocasional sino muy frecuente que se trastoquen las fechas correctas mediante el método rabinico de conteo de años.

Tal y como lo señalaron los pioneros Adventistas.

El siguiente punto a dilucidar será:

¿que ocurrió el año de 1844, y porque fue un año bíblicamente bisiesto?

El mes bisiesto (Adar) se agregaba en el mes de Marzo, con la luna nueva, dando el inicio de año en la luna nueva del mes siguiente, es decir el mes de Abril.

Bíblicamente el parámetro para que el mes bisiesto fuera factible, era que la Cebada aun no estuviera madura, como ya lo hemos comentado.

El comienzo de la maduración de la cebada se da cuando llega el equinoccio de verano, y a partir de la luna nueva posterior a el se daba inicio al año hebreo.

Pero si la luna nueva de marzo caía muy cercana al equinoccio, o sobre el equinoccio, se agregaba un mes más ya que al comenzar casi empalmadas la maduración de la cebada, con el inicio del mes, a los 15 días que se requería la ofrenda de la gavilla mecida, el grano aun estaba verde.

Por los papiros de elefantina publicados en 1911, (una comunidad Judía de los tiempos de Esdras, en Egipto, que observaban el calendario hebreo bíblico) se puede comprobar que incluso desde esas fechas si caía la luna nueva muy cercana al equinoccio, sobre el equinoccio, o mas aun, antes del mismo, se agregaba un mes mas, esto gracias a los cálculos astronómicos modernos.

LOS JUDIOS DE ELEFANTINA Y LOS BABILONIOS NUNCA SOLIAN COMENZAR EL AÑO ANTES DEL EQUINOCCIO VERNAL.

Y a pesar de que son calendarios de judíos de elefantina, se puede observar que conservaron todas las prácticas calendarías de Israel.

Además se puede ver una clara correspondencia de fechas de ellos con los exiliados de babilonia en la Biblia y trataron en lo mas posible de llevar el calendario como lo llevaban en Jerusalén. Así su calendario nos da una gran idea de como computaban sus hermanos judíos en Jerusalén.

Los samaritanos en la actualidad, siguen este principio de determinar el principio del año por la luna nueva que sigue al equinoccio y no, antes de el, aunque en algún punto de la historia comenzaron a fijar el equinoccio hacia el 25 de marzo como lo siguen observando.

Así que debemos estudiar cuando fue el equinoccio en 1844, y su relación con la luna nueva de marzo, ya que esto nos dará una clara reseña del estado de maduración de la cebada en Jerusalén.

 

(RedShift2, by Maris Multimedia Ltd.)

Sin buscar envolvernos en cálculos innecesarios aseveramos de acuerdo a este exacto método moderno que el equinoccio de verano de 1844 que ocurrió el día miércoles 20 a las 11 horas y 54 minutos TU.

Ahora debemos esclarecer cuando fue la luna nueva de marzo de 1844, y determinar si cayó cerca del equinoccio, con lo cual debería agregarse un segundo Adar y comenzar el año en Abril. (O en su defecto si venia arrastrando un mes mas, la luna no se adelantaría lo suficiente y comenzaría aun así en abril)

La siguiente imagen de este moderno método de cálculo nos informa cuando ocurrió la luna nueva en1844.

 

(Lunar Perigee and Apogee Calculator by John Walker 1997)

¡La luna nueva fue el 19 de marzo! Esto significa que fue incluso antes del equinoccio que ocurrió el día 20 de marzo, por lo tanto si se tomara como primer mes, estaría ampliamente retrasada la maduración de cebada y apenas en proceso para la fiesta de las gavillas mecidas.

Hay dos lunas nuevas en las proximidades del equinoccio de marzo que ocurrió el día miércoles 20 a las 11 horas y 54 minutos TU

Marzo 19 a las 0 horas 18 minutos TU

Abril 17 a las 16 horas 32 minutos TU

¿En cual de las lunas comenzó el año?

Si fue en marzo, el séptimo mes se inicia algo después de la luna nueva sinódica que fue el día miércoles 12 a las 13 horas 16 minutos TU. Y el Yom Kippur corresponde a setiembre.

Si fue abril, el séptimo mes se inicia algo después de la Luna nueva sinódica que fue el viernes 11 a las 23 horas 24 minutos TU. Corresponde al mes de octubre y nos conduce al 22, 23 que sostuvieron los pioneros.

La maduración de la cebada, en las cercanías de Jerusalén donde estaba el templo, decidió cuál era el tiempo según el método bíblico de determinar la iniciación del año.

Una cosa sí podemos asegurar: es imposible, dado que el equinoccio de marzo ocurrió después de la Luna nueva, que la cebada estuviera abib para el día 16 en ese mes.

Así, que tenemos la absoluta certeza de que fue en el mes de octubre.

Así seguimos con el proceso para determinar el Yom Kippur de 1844 teniendo claro cuando fue el inicio del año.

El inicio del año debió ser el 17 de abril tiempo universal, cuando fue la conjunción de la luna, el aproximado entre la luna nueva astronómica (que no se ve) y la luna nueva visible en Jerusalén es de un día con 17 horas, lo cual nos llevaría al inicio del año el día: Abril 19 a las 9:32 hrs., que seria visible la segunda noche después de la conjunción, y en Estados Unidos, donde estaban los mileritas, seria a la noche de abril 18.

Recordemos que la diferencia de horas entre Jerusalén y Boston es de 7 horas.

A manera de adenum, también tomemos en cuenta que en esas fechas no existía la diferencia de horas, prefijada de la actualidad con relación al tiempo de inglaterra, así que cada municipio determinaba su hora por la posición local del sol. Con la extensión de las vías ferroviarias, Sir Sandford

Fleming en 1878 invento el tiempo standard con respecto a greenwich para solucionar el problema del constante ajuste horario, por lo tanto se entiende cierta inexactitud horaria en las estipulaciones mileritas.

Si contásemos en prospectiva según el método tradicional de los meses, seria un total de 187 días entre Nisan 1 y Tishrei 10. (Entre el primer mes del año y día décimo del séptimo mes cuando caía el Yom Kippur)

 

Lo que contando el principio del año como el día 18/19 de Abril nos llevaría al 22/23 de Octubre como arribo.

Si lo trasladamos al principio de los meses en fechas gregorianas de 1844, nos daría lo siguiente:

 

Correspondiendo estos días del calendario gregoriano a las fechas Jerusalem-Estados Unidos como inicio de cada mes.

1. Nisán (ניסן) – 18/19 de Abril Inicio del año.

2. Iyar (אייר) – 18/19 Mayo

3. Siván (סיוון) – 16/17 Junio

4. Tamuz (תמוז) – 16/17 Julio

5. Av (אב) – 14/15 Agosto

6. Elul (אלול) – 13/14 Septiembre

7. Tishrei (תשרי) – 12/13 Octubre, día Diez cae 22 de Octubre en estados unidos, 23 Jerusalén.

Mas específicamente si nos centramos en el principio del séptimo mes, notaremos que la luna fue visible el día 13 de octubre en Jerusalem (12 en Boston) En octubre la conjunción fue el 11 a las 23 horas 24 minutos, en Jerusalén era ya octubre 12 a la 1 horas con 24 minutos.

 

(Lunar Perigee and Apogee Calculator by John Walker 1997)

El razonamiento correcto de que la luna no se miro hasta después de la primera puesta de sol (o noche) después de la conjunción es correcto, lo seguro es que se miro en la segunda noche después. (A la noche del día 13), como lo podemos apreciar:

 

(RedShift2, by Maris Multimedia Ltd.)

Trasladándonos diez días después llegamos al 22/23 de Octubre como el día décimo del séptimo mes de 1844, lo que confirma la espera de los pioneros del día 22 por la noche al 23, y no del día 21 al 22.

Así astronómicamente cuando transcurría el 10 día del séptimo mes, por mañana del día 23 Iram Edson recibió una visión…

Esquema día 10 Jerusalén-Boston…

Esquema día 10 Tiempo Universal, Jerusalén y Boston.

Gracias a cálculos de horario los mileritas pudieron llegar a la conclusión de que el día 22 de Octubre de 1844, daba inicio el décimo día del séptimo mes bíblico y era el día señalado para la espera de la revelación que tuvieron, aunque no de la forma que esperaban.

De esta manera no hay mejor posición bíblica para el transcurso del año hebreo de 1844, que la que sostiene hoy en día la Iglesia Adventista del Séptimo día.

Como agregado algunos alegan que en fechas recientes el hallazgo Caraita del abib no concuerda con la fecha del equinoccio, pero olvidan que el fenómeno del calentamiento global es un factor mencionado en los constantes reportes mundiales de adelanto de cosechas ya que el calor del equinoccio es rebasado por él, teniendo evidentes argumentos para prescindir de la observación como factor correcto del inicio del año hebreo. También se debe recordar que las sustancias químicas como fertilizantes, aunado a que el método bíblico era de temporal, crean una enorme evidencia de que dicho método ya no es inocuo.


5 responses to “FECHA CLAVE DEL FUNDAMENTO ADVENTISTA

  • Anónimo

    Lamentablemente el documento presenta una serie de ideas y las da como ciertas y en realidad no lo son; la primera de ellas es que afirman que el septimo dia de la semana (el biblico)corresponde al dia Sabado en el calendario gregoriano, y esto no es verdad. Es sabido que los caraitas comienzan a contar los dias de la semana a partir de la primer aparicion (primera linea visible)de la luna (comienzo de mes ademas) y que las semanas de ese mes se veian interrumpidas por la luna nueva luego de la cual comenzaba un nuevo mes y el inicio de las semanas nuevamente. Ahora y para reflexionar: ¿Como es posible que los adventistas guarden el “sabado” de tarde a tarde al mejor estilo Judio (biblico), consideren las fiestas anuales del santuario, segun el calendario biblico(judio) y para el septimo dia utilicen el calendario Romano que no coincide con el sabat caraita? en realidad estan teniendo una mezcla y resulta contaminado el producto final.

  • Jairo Antonio Mariño

    Respecto a los calendarios judíos , que son varios, veremos los más importantes, hay suficiente bibliografía en Internet, y vídeos de los rabinos que nos ayudan a comprender ésto. Pero PORQUÉ LOS KARAÍTAS CELEBRABAN EL YONKY POUR EL 22 DE OCTUBRE DE 1844??? SENCILLO ELLOS SON ADEPTOS DE UN CALENDARIO JUDÍO QUE ESTABLECE EL COMIENZO DEL OTOÑO EN LA PRIMERA LUNA NUEVA DEL OTOÑO ASTRONÓMICO (SEPTIEMBRE 22-23) QUE NUNCA SE ADELANTA O ATRASA. Entonces porqué celebraban el DIA DE EXPIACIÓN EL 22 DE OCTUBRE?? pues sencillo, porque para ellos OTOÑO COMENZABA EL 12 DE OCTUBRE Y SI LE SUMAMOS LOS 10 DÍAS CUANDO SE CELEBRABA EL DÍA DE EXPIACIÓN EL SÉPTIMO MES , ENTONCES NOS DA EXACTAMENTE EL 22 DE OCTUBRE. Bueno, aquí nos toca usar la fe y no darle una connotación infalible a ésa fecha, porque sí es importante en otoño de ese año el PASO DEL SUMO SACERDOTE JESUCRISTO DEL LUGAR SANTO AL SANTÍSIMO EN EL CIELO, LA PUERTA ABIERTA Y LA PUERTA CERRADA, DE APOC. 3, ERO ENTONCES CUÁLES SON LOS OTROS CALENDARIOS JUDÍOS MÁS IMPORTANTES?, EL OTRO CALENDARIO JUDÍO ES EL QUE COMIENZA EL OTOÑO, EN FÍN, LAS ESTACIONES EN LA PRIMERA LUNA NUEVA RESPECTIVA LA MÁS CERCANA A LA ESTACIÓN, ENTONCES EL OTOÑO (EN EL MES SÉPTIMO)LO COMIENZAN EN LA MÁS CERCANA AL 22 ó 23 DE septiembre, no necesariamente en la estación de otoño astronómico. Bueno hay que aclarar que ellos (los Judíos) usan generalmente dos calendarios, el CALENDARIO RELIGIOSO que comienza EN LA PRIMAVERA (En la fecha lunática usada, o dentro de la estación astronómica o la más cercana aunque caiga en la anterior estación.-) y el CALENDARIO CIVIL QUE COMIENZA EN EL OTOÑO LUNAR (Según el grupo judío). NOTA IMPORTANTE: como desde cuando acá los judíos asumieron sus calendarios religiosos y civiles desde las LUNAS NUEVAS???, respuesta: SENCILLO DESDE EL EXILIO (VER VÍDEOS DE LOS RABINOS) entre las costumbres paganas y Babilónicas paganas se adoraba la luna y ella regía para ellos sus calendarios lunares ó luni-solares, y los isrraelitas en el exilio se ajustaron a ésos calendarios paganos, entonces vemos a los judío celebrando sus fiestas en la etapa post exílica hasta hoy con el nuevo ingrediente LUNÁTICO. Entonces los pioneros, estasban confundidos y no les tocó que ir a los más ortodoxos que les pareció y asumieron la fecha del 10 del séptimo més según los Karaítas, y fué lo más aproximado al evento en el cielo que se pudo conseguir. Reitero que lo más importante es entonces el EVENTO PROFÉTICO “HASTA DOSMIL Y TRECIENTOS DÍAS, Y EL SANTUARIO SERÁ PURIFICADO” DAN. 8:14. GLORIOSO, VIVIMOS EN EL REAL DÍA DE EXPIACIÓN UNIVERSAL. AMEN.

  • Jairo Antonio Mariño

    Es también algo muy importante para nosotros conocer algo de los calendarios judíos y del calendario juliano-gregoriano ampliamente utilizado en el mundo hoy. EN PRIMER LUGAR HAGASMOS UN RESPASO RÁOIDO DEL CALENDARIO JULIANO GREGORIANO, En el año 42 ac. fué establecido por el emperador romano Julio césar, él invitó al astrónomo Sosigenes quien recomendó empezar el año en la primavera astronómica no lunar, pero finalmente el César hizo con el Senado romano caso omiso a Sosígenes y empezó el año en el 1 de enero fecha cuando se nombraba los Procónsules y se realizaba las seciones del senado romano. después en el siglo XVI el papa Gregorio XIII otro personaje en ése entonces con gran poder, que como César se creía ser el representante divino, realizó otras correcciones pero dejó el calendario juliano, desde entonces se utiliza éste calendario que ha pasado a ser el más importante y mayormente utilizado en casi todo el mundo. El calendario Juliano-gregoriano solo utiliza el reloj astronómico solar que Dios dejó solo para actualizarlo y sincronizarlo cada 4 años en el día bisiesto, que curiosamente se realiza a fines de febrero y porqué, porque éste era aproximadamente el último mes del año, y cómo lo sabemos, muy sencillo, mire los cuatro meses que no tienen nombre sino número y ésto nos dará una idea: septiembre (séptimo), octubre (octavo), noviembre (noveno) Diciembre (Décimo) por lo tanto enero 11 y febrero el último mes del año, astronómico. Para facilitar la ubicación de una fecha del calendario judío en éste calendario romano-papal debemos conocer el calendario judío, a continuación en el otro comentario les explicaré en forma breve los calendarios judíos. y luego ubicaremos algunas fechas en el calendario actual juliano-gregoriano que más usamos. Entre ellas el día de expiación.

  • Jairo Antonio Mariño

    QUERIDOS HERMANOS, TODOS DEBEMOS SABER QUE HAY DOS COSAS MUY IMPORTANTES QUE DEBEMOS TENER EN CUENTA, LA PRIMERA QUE LA FECHA DEL DIA DE EXPIACIÓN EL 22 DE OCTUBRE DE 1844 NO ES UNA FECHA PROPIAMENTE ESTABLECIDA POR LOS ESTUDIOS TEOLÓGICOS DE LOS PIONEROS ADVENTISTAS, ELLOS SÍ ESTABLECIERON EL DÍA DE EXPIACIÓN DE OTOÑO DE ESE AÑO, PERO EL 22 DE OCTUBRE FUÉ OBTENIDO DE LOS KARAÍTAS, GRUPO ORTOXO DE LOS JUDÍOS. Y FUÉ LO MEJOR QUE ENCONTRARON LOS ADVENTISTAS MILLERISTAS, LA SIERVA DEL SEÑOR ELENA DE WHITE, AÚN DESPUÉS DE RECIBIR REVELACIONES DIVINAS NO DESMINTIÓ LA FECHA DEL 22 DE OCTUBRE, ANTES, LA UTILIZÓ UNAS POCAS VECES Y SE REFERÍA AL HECHO HISTÓRICO SUCEDIDO DEL CHASCO Y DEL NUEVO ESTUDIO RESPECTO AL ACONTECIMIENTO. LA IGLESIA ADVENTISTA LA TIENE COMO UNA FECHA MUY ESPECIAL PERO SU FUNDAMENTO DOCTRINAL ESTÁ ES EN LOS HECHOS DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS RESPECTO AL MINISTERIO DE CRISTO EN EL LUGAR SANTÍSIMO DEL SANTUARIO CELESTIAL Y EL SACERDOCIO DE TODOS LOS CREYENTES QUE LO DEBEMOS ACOMPAÑAR EN SU GRAN PLAN DE SALVACIÓN, DE PURIFICACIÓN Y VERDADERO AYUNO DESDE LA TIERRA…………………………………………. LA SEGUNDA AFIRMACIÓN QUE DEBEMOS HACER ES QUE EN SU TIEMPO LOS PIONEROS NO TENÍAN QUE SABERLO TODO RESPECTO A LOS CALENDARIOS, JUDÍOS, ISRAELÍTAS U EL DEVENIR DE LOS CALENDARIOS MODERNOS ESPECIALMENTE DEL CALENDARIO PAGANO (JULIO CÉSAR) APÓSTATA (ROMA RELIGIOSA GREGORIO XIII) Y SOBRE EL CUAL VOY A HACERLES REFERENCIA EN OTRA NOTA.

  • Alberto R Treiyer

    Los felicito por el documento ofrecido. ¿Podría saber más de Uds? ¿Podrían darme referencias de la afirmación que dan de los Papiros de Elefantina y de los Babilonios como agregando un mes bisiesto cuando la nueva luna coincidía con el equinoccio de primavera? Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: